TRANSGENICOS PDF Imprimir E-mail
Usar puntuaci√≥n: / 0
MaloBueno 
Escrito por Fernando Carrera Santiba√Īez   
Jueves, 24 de Julio de 2014 09:40

El art√≠culo publicado por la bi√≥loga mexicana y periodistaLaura Vargas Parada en la revista Nature sobre los intereses de las compa√Ī√≠as transnacionales para cultivar ma√≠z transg√©nico, recibi√≥ fuertes cr√≠ticas por parte del soci√≥logo Renzo D' Alessandro, quien anteriormente public√≥ una tesis sobre el tema ‚Äúlas formas ind√≠genas de conservaci√≥n de ma√≠ces nativos‚ÄĚ.

El artículo de Nature fue publicado el 3 de julio al igual que el comentario de D'Alessandro.

En primer lugar el soci√≥logo record√≥ a la bi√≥loga, que la posici√≥n cient√≠fica en contra de Monsanto y los transg√©nicos lleva 13 a√Īos y no un a√Īo como se√Īala en eldocumento publicado por Nature el 3 de julio, adem√°s destac√≥ que la autora, retrat√≥ como "activistas" a los investigadores y catedr√°ticos que se oponen a los transg√©nicos, ‚Äúcuando, se sabe que los cient√≠ficos opositores a esta biotecnolog√≠a no se presentan con argumentos ideol√≥gicos o de activistas, sino que han producido y juntado evidencias para defender con datos duros su postura‚ÄĚ, escribi√≥ el soci√≥logo, seg√ļn Ecoportal.

Hace 13 a√Īos el ec√≥logo y Microbi√≥logo Ignacio Chapela, de la Universidad de California en Berkeley y el investigador de su grupo David Quist, desmintieron a las afirmaciones de la biotecnolog√≠a en relaci√≥n al ma√≠z transg√©nico. Su art√≠culo, publicado en Nature en el a√Īo 2001 demostr√≥ la presencia de transgenes en cultivos de sierra norte de Oaxaca, muy lejos de los sitios donde la transnacional experimentaba sus productos, de acuerdo a un reporte de La Jornada el 14 de febrero de 2012, cuando entrevist√≥ al cient√≠fico.

El medio mexicano explic√≥ que Chapela y Quist ‚Äúfueron v√≠ctimas de una virulenta campa√Īa de desprestigio dentro y fuera de los campus universitarios‚ÄĚ y cit√≥ las palabras: ‚ÄúFue algo da√Īino para mi carrera, eso hay que aceptarlo. Al mismo tiempo fue muy educativo y permiti√≥ ver el trasfondo de la situaci√≥n‚ÄĚ, dijo Chapela.

Pese a que hay muchas investigaciones y nuevos estudios que observan lo que denunciaron los cient√≠ficos hace 13 a√Īos, las compa√Ī√≠as contin√ļan en descartar estos hechos p√ļblicos.

Chapela declaró a La Jornada que la gran revelación de todo lo que sucedió fue la corrupción en torno al problema de los transgénicos.

‚ÄúEn ese momento tuvimos la oportunidad de levantar la sotana a la religi√≥n de la biotecnolog√≠a. Probamos que lo que promet√≠an no estaba ah√≠, sobre todo el control. Nos dimos cuenta de la influencia de fuerzas corruptas que nada tienen que ver con la ciencia ni con la econom√≠a. √Čsa fue la gran revelaci√≥n‚ÄĚ, dijo el cient√≠fico.

En su cr√≠tica, D'Alessandro explic√≥ que no se puede llamar a estos cient√≠ficos como activistas. En 2012 Chapela concluy√≥ adem√°s que despu√©s de 40 a√Īos, ‚Äúla biotecnolog√≠a no solo no ha dejado nada‚ÄĚ, sino que adem√°s ‚Äúsigue empujando sus productos con artima√Īas‚ÄĚ. De hecho los investigadores que impulsaron una campa√Īa de desprestigio con cartas en contra Chapela y Quist hace 13 a√Īos fueron personas al servicio de la publicidad de Monsanto, seg√ļn La Jornada. A ra√≠z de las cartas, el cient√≠fico fue despedido de su c√°tedra, pero luego la recuper√≥. Quien lo acusaba estaba envuelto en otro tema en conflicto de intereses con Berkeley y la compa√Ī√≠a farmac√©utica Novartis, que invirti√≥ 25 millones de d√≥lares, denunci√≥ Chapela en 2002, seg√ļn La Jornada.

La ‚Äúartima√Īa‚ÄĚ que dice Chapela que ocurri√≥ se evidenci√≥ con el tiempo. Se pidi√≥ a los miembros del Instituto Nacional de Ecolog√≠a (INE) con quienes √©l trabajaba, para que corroboraran el estudio previo. "Los investigadores Sol Ortiz y Exequiel Ezcurra, adscritos al INE y Jorge Sober√≥n, secretario ejecutivo de la Conabio en aquel momento, ‚Äúcon quienes trabaj√°bamos, decidieron separarse de la investigaci√≥n, asignar recursos independientes a un proyecto paralelo‚ÄĚ, dijo el cient√≠fico.

Elena √Ālvarez Buylla, del Instituto de Ecolog√≠a de la Universidad Nacional Aut√≥noma de M√©xico (UNAM explic√≥ que en 2005 la revista PNAS public√≥ su reporte sobre la inexistencia de transgenes en la misma zona donde los detectaron‚ÄĚ. Sin embargo. La Jornada expone que cuando la revista Science le pidi√≥ a √Ālvarez comentar el art√≠culo, se evidenci√≥ que las conclusiones que puso eran contrarias a las evidencias.

El INE encontró posteriormente nuevas “evidencias de que había transgenes no sólo en las razas de maíz que habían detectado Quist y Chapela, sino también en Yucatán, Guanajuato y varias zonas de Oaxaca. El artículo no fue publicado PNAS pero fue hecho en la revista Molelecular Ecology.

Lobbie de Monsanto

Seg√ļn D'Alessandro lo que falta al art√≠culo de la bi√≥loga Laura Vargas en Nature es justamente los conflictos de intereses y "la visibilidad del lobbie existente entre instituciones p√ļblicas y empresas para liberar los organismos transg√©nicos. Tema que es imperdonable que est√© ausente cuando es uno de los argumentos que destaca la comunidad cient√≠ficas en contra de los OGM y m√°s a√ļn si el art√≠culo es sobre la ‚Äúescisi√≥n en la comunidad cient√≠fica del pa√≠s‚ÄĚ.

‚ÄúEl tema de los conflictos de intereses no es nuevo, evidentemente se ventila ante las recientes declaraciones a favor de los OGM de Fco. Bolivar Zapata (coordinador de Ciencia de la Presidencia de la Rep√ļblica) y otras anteriores como las de la dinast√≠a Sober√≥n (familia de bi√≥logos moleculares pro-trasng√©nicos enclavados en la UNAM). El caso quiz√°s m√°s connotado fue el del junior, Mario Sober√≥n Ch√°vez, quien es un vehemente defensor de los transg√©nicos adem√°s de tener un rol de juez y parte en la investigaci√≥n sobre estos organismos o el consabido caso de Sol Ortiz ex asistente en investigaci√≥n del INE que gan√≥ su "hueso" en la direcci√≥n de la Comisi√≥n Intersecretarial de la Bioseguridad de los Organismos Gen√©ticamente Modificados (CIBIOGEM) por auto-refutarse y negar sus propios datos sobre la corroboraci√≥n de la contaminaci√≥n transg√©nica en Oaxaca", coment√≥ en su cr√≠tica.

Otro caso que el soci√≥logo defini√≥ como ‚Äúpat√©tico‚ÄĚ, fue la publicaci√≥n en octubre del a√Īo pasado, de Beatr√≠z Xoconoxtle, del Centro de Investigaci√≥n y de Estudios Avanzados (CIMESTAV). La investigadora habr√≠a presentado como ‚Äúevidencia cient√≠fica a la baja productividad de los ma√≠ces nativos, un olote viejo y diminuto presentando al rastrojo como "la realidad de los ma√≠ces nativos‚ÄĚ, en un noticiero de OnceNoticias".

La bióloga Vargas citó la presentación de Xoconoxtle y explicó que los transgénicos están salvando a las variedades locales. El reclamo es que al introducir otros genes estas variedades se pierden, con el problema para todos los campesinos que cuentan con sus propias semillas, y de pronto deben comprarlas a terceros. "El CIMESTAV está creando una variedad llamada CIEA-9, que requiere solo dos tercios del agua que demanda la planta normal, esta estrategia dice Xoconostle, “es una manera de salvar muchas de nuestras variedades locales".

Otras investigaciones

Otras investigaciones citadas en la crítica es un estudio de 2012 de Kristin L. Mercer de la Universidad de Ohio, que analiza los efectos de los transgénicos en el suelo mexicano con un impactante efecto negativo.

Al respecto de lo mencionado, un reciente estudio de la Administración Oceanográfica y Atmosférica de EE.UU. (NOAA) publicado el 24 de junio, sobre la zona muerta del Golfo de México, reveló que estos efectos son principalmente por los agroquímicos vertidos a los masivos cultivos transgénicos que llegan finalmente a los ríos y al mar.

M√°s evidencias las envi√≥ el Dr. Schubert especialista sobre la enfermedad de Alzheimer del Salk Institute, quien mand√≥ un texto abierto al Presidente de la Rep√ļblica en donde advierte varios conflictos sociales, alimentarios y de riesgos a la salud ligados a los datos que √©l maneja despu√©s de 30 a√Īos de experiencia como investigador. Documento.

‚ÄúMientras no se discuta y reflexione en torno a estos conflictos detr√°s del sector cient√≠fico, el art√≠culo de Laura Vargas-Parada (en la revista Nature el 3 de julio) resulta sumamente irrelevante‚ÄĚ, concluy√≥ D'Alessandro.

Última actualización el Martes, 14 de Octubre de 2014 10:25
 
Agrointernet... el Campo en linea, Powered by Grupo Carrera Template made by GVO web hosting