Etanol: uno de los más caros del mundo Imprimir
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 
Escrito por Francisco Navarro Cervantes   
Viernes, 30 de Marzo de 2012 12:43

Gobierno busca acuerdo con productores para ajustar a la baja este insumo, que está por encima de los precios internacionales. Efecto en precio de gasolina sería de 100 pesos.

Luego de haber anunciado a finales de febrero que convocaría una mesa de trabajo para analizar los precios de los biocombustibles, que en el caso del etanol (se mezcla en la gasolina) están por encima de mercados como los de Argentina, Brasil y Estados Unidos, el Gobierno y los productores de etanol ya tienen en la mesa las primeras propuestas en este sentido.

 

Si bien desde el 2009 el Gobierno fijó un techo para este insumo, con el fin de contener los efectos de los aumentos del precio internacional del azúcar, los 8.900 pesos que se les reconocen hoy a los productores siguen siendo más altos.

 

Según pudo establecer Portafolio, el Gobierno quiere pasar de un mecanismo que establece que se debe seleccionar el mayor de tres precios de referencia, a una fórmula que reconozca el costo de oportunidad de la gasolina y que le dé un valor agregado al etanol por ser más limpio (menos azufre), tener más octanaje y contar con un menor poder calorífico.

Actualmente, para fijar el precio al productor de etanol se toma el mayor valor entre un piso que se fijó para el precio del azúcar con respecto al mercado mundial (hoy es de 4.976 pesos por galón), el costo de oportunidad del azúcar y el costo de oportunidad del producto a sustituir, que es la gasolina fósil.

Si bien hasta ahora el Gobierno y productores de etanol analizan las propuestas, los planteamientos del Ejecutivo apuntan a que a los productores se les reconozca entre 6.000 pesos y 7.500 pesos por cada galón del biocombustible, lo que implicaría una reducción de mínimo 1.400 pesos por galón frente al precio actual.

Fuentes del Ministerio de Minas y Energía explicaron que, de aplicarse esta idea, el precio final de la gasolina podría bajar alrededor de 100 pesos, toda vez que en la mezcla el etanol representa el 8 por ciento del costo total que un consumidor paga por cada galón.

Aunque se busca que el etanol valga lo mismo que en el exterior, en los análisis se está teniendo en cuenta que en naciones como Estados Unidos hay un fuerte apoyo estatal, vía subsidios, a los productores, los cuales no se reflejan al momento de expedir un precio.

“Esta es una realidad de mercado que hay que tener en cuenta para tal fin”, aseguran las fuentes.

En los últimos meses el costo de oportunidad del azúcar ha venido bajando, por lo que la fórmula que quedaría serviría para amortiguar las subidas futuras de esta variable.

LAS RAZONES DEL ALZA

En el alza de los costos del etanol han incidido tres factores, principalmente.

Aunque la industria productora de azúcar y caña tiene altos estándares de productividad, tiene dos diferenciales importantes, como lo son una mano de obra más costosa (en el Valle se han reducido los procesos de mecanización) y la revaluación, que ha implicado que el costo en dólares de los salarios sea mayor que si hubiera devaluación.

El tercer elemento se relaciona con el proceso de producción en sí mismo, ya que en el país existen mayores restricciones ambientales que en Brasil, por ejemplo, pues en Colombia no se permiten los mismos niveles de vinaza, un residuo de la producción de etanol.

Al tener que controlar el nivel de este desecho, las empresas deben gastar más en procesos industriales.

LOS CAMBIOS NO DEPRIMIRÁN EL SECTOR

Pese al interés del Gobierno por ajustar a la baja los precios del etanol, en los estudios y análisis de dicho costo al productor se está teniendo en cuenta que la producción de este insumo siga siendo viable.

Lo anterior, porque si por la vía del precio no existen estas señales de sostenibilidad, los ingenios y demás productores de etanol se devolverían a producir azúcar, pues les saldría más rentable que transformar la caña para obtener al alcohol carburante que se mezcla con la gasolina.

Se busca, además, una fórmula que le dé continuidad a la oferta de etanol, ya que las refinerías tienen una programación de los niveles de producción, que se vería afectada si hay etanol unos meses y otros no.

Entre tanto, en materia de biodiesel no hay mucho por hacer, porque los precios internacionales están parejos frente al ingreso que se les está reconociendo a los productores.

Fuente: portafolio.co/Ómar G. Ahumada R./Economía y Negocios.