¿Frío?, ¡Con una tasa de buen café no hay nada mejor! Imprimir
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 
Escrito por Francisco Navarro Cervantes   
Martes, 07 de Diciembre de 2010 11:09

Para quien gusta del café, uno de los más grandes placeres del día es el momento en que se prueba la primera taza de café. Por la mañana, a mediodía o por la tarde, se apetece un café para despejarnos o simplemente por el agradable sabor y aroma, pero para llegar a ese momento hay todo un proceso que es importante reconocer.

A nivel mundial la producción de “café oro” de la variedad arábiga (producto que cotiza en Bolsa), se concentra principalmente en Brasil, Colombia y México.

De acuerdo con datos de la Organización Para la Agricultura y Alimentación (FAO, por su sigla en inglés), dichos países en conjunto aportan en promedio 45% de una producción de 8.25 millones de toneladas.

Asimismo, los principales consumidores de este grano es Estados Unidos y la Unión Europea con 50%, en promedio del consumo mundial.

En el ámbito nacional, los principales estados productores de “café oro” por orden de importancia son Chiapas, Veracruz, Puebla y Oaxaca, en conjunto, estas entidades aportan en promedio 90% de una producción nacional de 260,000 toneladas de “café oro”.

Ahora bien, el proceso para llevar el café tal y como lo conocemos hasta la mesa en términos generales es el siguiente: una vez que se tiene la cosecha en el campo del denominado “café cereza”, pasa por un proceso de despulpado, posteriormente se realiza un lavado y preselección del grano, después el grano se seca (café pergamino) y es cuando se le quita la última capa o cascara para obtener lo que se llama “café verde u oro” (etapa en la que el producto es comercializable).

Llegado el producto a su destino, se le van dando diferentes tipos o grados de tostado que le dan el aroma y ese color claro u obscuro mediante un proceso industrial denominado torrefacción y es ahí donde están las presentaciones comerciales del café, ya sea en grano o molido.

En la segunda parte de este artículo podremos observar algunas variables técnico-económicas que nos mostrarán la importancia que tiene este cultivo, así como la rentabilidad del mismo, específicamente para la región costa sur del estado de Chiapas.

José Ramón Ojeda Ledesma es especialista de la Dirección de Análisis Económico y Consultoría en FIRA. La opinión es responsabilidad del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.

Fuente: José Ramón Ojeda Ledesma/ eleconomista.com.mx / Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla